FRASES PARA SACERDOTES

En el tema del vestir que nos ocupa (Hábito y clerman), la Iglesia establece sus normas con tanta firmeza que dispone que "las praxis contrarias no se pueden considerar legítimas costumbres y deben ser removidas por la autoridad competente".
Tengámoslo claro: una de las maneras principales de "hacerse como niño" para poder entrar en el Reino es aceptar y obedecer las enseñanzas y mandatos de la Iglesia, Esposa de Cristo, nuestra Madre y Maestra-la Mater et Magistra, del Beato Juan XXXIII-. Aquel que prefiere su propio juicio y discernimiento al de la Iglesia, al menos en algunas cuestiones, no sabe hacerse como niño, no sabe asumir una actitud disci-pular. Y las consecuencias son previsibles.
De: Hábito y Clerman, José María Aramburu.


A MIS SACERDOTES, Concepción Cabrera de Armida.

A todas las almas las gana el amor paciente, el amor humilde, el amor sacrificado, el amor sacrificado en Mi.


Siempre el Padre escucha a su Hijo; siempre lo atiende amoroso; siempre, obligado dulcemente por el amor a su Hijo, le concede lo que le pide hasta enviar al Espíritu Santo al mundo.


Amo no solo a las almas, sino también a los cuerpos, envolturas de esas almas y templos vivos del Espíritu ¨Santo.


Mi resurrección es la prenda segura de la resurrección de los cuerpos, no por virtud propia, como la mía: sino por Mi virtud, que quise concedérsela al hombre, como una gracia participada, por el contacto de mi Divinidad con la carne humana.


"En estas confidencias íntimas de corazón a Corazón; les voy a confiar un SECRETO que dejé traslucir:  LA DEBILIDAD, le llamaremos así, del Corazón de un Dios Salvador, de Jesús Redentor.  Y ¿Cual es esta divina debilidad?  Es el AMOR, el amor que me vence, que me domina, que se sobrepone a mi Justicia misma; que me hace abajarme y olvidar y borrar, y perdonar, y besar y estrechar contra mi Corazón ardiente a las almas pecadoras, a las almas injustas, a las que me han ofendido y olvidado y ¡HASTA ODIADO!


Es el Espíritu Santo para el hombre el fruto de mi oración, de mi ardiente plegaria; es decir, el grito inefable del amor de mi Corazón de Dios-Hombre, la mayor de mis ternuras en favor del mundo, y sobre todo, de mis sacerdotes.


Lo que Dios hace NO lo destruye y lo que el Espíritu Santo fecunda es ETERNO.


Si mis sacerdotes quieren transformarse en Mí, el gran transformador, el único que transforma, purifica y santifica es el Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada