FRASES PARA SACERDOTES

Si no entendemos, si por desobediencia o temor no queremos enterarnos y reconocer que satanás existe; entonces seremos instrumentos, marionetas, victimas del enemigo y él hará fiesta con nosotros.


De: La autora.

¿CUÁNTO VALE UN SACERDOTE?




¿CUÁNTO VALE UN SACERDOTE? Este video cuenta con fragmentos del hermoso escrito del poeta argentino Hugo Wast: “Cuando se piensa”. ¿Cuál sería tu respuesta?

Cuando se piensa que ni ... puede hacer lo que un sacerdote.

... ... 

A MIS SACERDOTES, Concepción Cabrera de Armida.

A todas las almas las gana el amor paciente, el amor humilde, el amor sacrificado, el amor sacrificado en Mi.


Siempre el Padre escucha a su Hijo; siempre lo atiende amoroso; siempre, obligado dulcemente por el amor a su Hijo, le concede lo que le pide hasta enviar al Espíritu Santo al mundo.


Amo no solo a las almas, sino también a los cuerpos, envolturas de esas almas y templos vivos del Espíritu ¨Santo.


Mi resurrección es la prenda segura de la resurrección de los cuerpos, no por virtud propia, como la mía: sino por Mi virtud, que quise concedérsela al hombre, como una gracia participada, por el contacto de mi Divinidad con la carne humana.


"En estas confidencias íntimas de corazón a Corazón; les voy a confiar un SECRETO que dejé traslucir:  LA DEBILIDAD, le llamaremos así, del Corazón de un Dios Salvador, de Jesús Redentor.  Y ¿Cual es esta divina debilidad?  Es el AMOR, el amor que me vence, que me domina, que se sobrepone a mi Justicia misma; que me hace abajarme y olvidar y borrar, y perdonar, y besar y estrechar contra mi Corazón ardiente a las almas pecadoras, a las almas injustas, a las que me han ofendido y olvidado y ¡HASTA ODIADO!


Es el Espíritu Santo para el hombre el fruto de mi oración, de mi ardiente plegaria; es decir, el grito inefable del amor de mi Corazón de Dios-Hombre, la mayor de mis ternuras en favor del mundo, y sobre todo, de mis sacerdotes.


Lo que Dios hace NO lo destruye y lo que el Espíritu Santo fecunda es ETERNO.


Si mis sacerdotes quieren transformarse en Mí, el gran transformador, el único que transforma, purifica y santifica es el Espíritu Santo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR

EL HOMBRE DEBERÍA TEMBLAR
San Francisco de Asís